SUSPENDIDO: Temporada oficial Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, Concierto N° 16

Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

EVENTO SUSPENDIDO

 

La Orquesta Sinfónica Nacional de Chile es la agrupación sinfónica de más larga trayectoria del país, la primera creada como organización estatal permanente y duradera. Considerada Patrimonio Nacional, ha mantenido un alto prestigio por su calidad artística y por su difusión de la música de autores nacionales, clásicos y contemporáneos.

Fundada en 1941, tuvo su concierto inaugural el 7 de enero de ese año en el Teatro Municipal de Santiago, con la conducción de su primer Director Titular, Armando Carvajal.

Con 78 años de vida e integrada por más de 90 músicos del más alto nivel, la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile desarrolla una extensa temporada de conciertos con una gran variedad de programas presentados en Santiago y regiones. Asimismo, extiende su labor de difusión a estudiantes de diferentes sectores.

Su repertorio abarca desde el período Barroco al Contemporáneo, pasando por clásicos universales. Ha estrenado prácticamente la totalidad de las obras chilenas sinfónicas y sinfónico-corales escritas en el país, desde los Festivales Bienales de Música Chilena, iniciados en 1948 y realizados ininterrumpidamente hasta hoy, en sus temporadas oficiales desarrolladas en el Teatro Universidad de Chile.


Fecha: 14 de Noviembre, 2019.
Horario: 
19:40 horas.
Duración: 80 minutos.
Público objetivo:
Todo público.
Tipo de espectáculo: Música.
Género: Música sinfónica.
Director: Roberto Minczuk. 

Músicos: 

Director titular
Rodolfo Saglimbeni

Violines primeros
Alberto Dourthé, Concertino
Héctor Viveros, Concertino
Rodrigo Pozo, Ayudante concertino
Fabián Cáceres, Ayudante concertino
Leonardo Maturana
Jorge Marambio
Erika Sawczak
Daniel Zelaya
Nicolás Viveros
Luis Sandoval
Ricardo González
Miguel Ángel Muñoz
Alexander Vargas
María Fernanda Prieto

Violines segundos
Marcelo González, Solista
Lorena González, Solista
Darío Jaramillo, Ayudante solista
Natalia López, Ayudante solista
Karol Dinamarca
Adolfo Velásquez
Darío Zurita
Jorge Marabolí
Aldo Paredes
Francisco Olivares
Mari Alaff
Catalina Torres

Violas
Boyka Gotcheva, Solista
Jorge Cortés, Solista
Cristofer Schenke, Ayudante solista
Marisol Carrasco
Karin Sigdman
Claudio Gutiérrez
Giselle Nachar
Pablo Salinas
Claudia López
Beatriz Díaz

Violonchelos
Celso López, Solista
James J. Cooper iii, Solista
Juan Goic, Ayudante solista
Brigitte Orth
Clara Jury
Cristián Gutiérrez
Rita Plaza
Roberto Becerra
Gisella Plaza
Nicolás Benavídes

Contrabajos
Héctor Leyton, Solista
René Cartes, Ayudante solista
Cristián Errandonea, Ayudante solista
Alejandro Bignon
Guillermo Rojas
Jimena Rey
Eugenio Parra

Flautas
Hernán Jara, Solista
Guillermo Lavado, Solista
Carmen Almarza
Juan Pablo Aguayo (flautín)

Oboes
Guillermo Milla, Solista
Jeremy Kesselman, Solista
Juan Fundas
Rodrigo Herrera (Corno inglés)

Clarinetes
David Medina, Solista
José Olivares, Ayudante solista
Alejandro Ortiz
Cristóbal González (Clarinete bajo)

Fagotes
Nelson Vinot, Solista
José Molina
Efraín Vidal (Contrafagot)
Rubén Vargas (reemplazo)

Cornos
Martins Thiago, Solista
Jaime Ibáñez, Ayudante solista
Ricardo Aguilera
Daniel Silva
Rodrigo Zelaya

Trompetas
Luis Durán, Solista
Rodrigo Cifuentes, Ayudante solista
Wiston Arriagada
Christian Flores

Trombones
Ibar Cortés, Solista
Adair Ramos, Solista
Sergio Bravo
Obeed Rodríguez (Trombón bajo)

Tuba
Carlos Herrera, Solista

Arpa
Maria Chiossi, Solista

Piano, clavecín y órgano
Luis Alberto Latorre, Solista

Percusión
Juan Coderch, Solista
Gerardo Salazar, Solista
Ricardo Vivanco
Marcelo Barraza
Gustavo Pastenes

Coordinador general
Miguel Ángel Berríos

Archivo musical
Ítalo Cartes

Técnicos de escenario
Carlos Castro
Jaime Plaza
Cristián Hernández

Afinación de pianos
Iván Trujillo

Eugene Oneguin, Polonaise, de Piotr Ilich Tchaikovsky.
Concerto violin Op. 35 de Piotr Ilich Tchaikovsky.

Interprete: Ellinor D’Melon.
Sinfonía N°4  de Johannes Brahms

 

Entrada: EVENTO SUSPENDIDO

Redes:

 

Reseñas: 

Piotr Ilyich Tchaikovsky  (Rusia, 1840−1893)
“Polonesa” (de Eugenio Onegin)  [5 minutos]

La Polonesa, al igual que muchas otras danzas de origen popular, fueron ‘estilizadas’ y llevadas a los salones aristocráticos de Polonia y toda Europa. Esta acción estaba en sintonía con el Nacionalismo romántico, el que buscó referentes de ‘autenticidad’ en las culturas tradicionales locales, para construir un sentido de identidad en las nacientes naciones europeas.
En el caso de Tchaikovsky, utiliza dicha danza en Eugenio Onegin (1879), ópera en tres actos basada en la novela homónima de Aleksandr Pushkin. Fue tal la popularidad de esta “polonesa” –la cual musicaliza una escena de baile dentro de un palacio– que luego de su estreno, la ópera se convirtió en una pieza de concierto, tal como se podrá escuchar en esta ocasión.

Piotr Ilyich Tchaikovsky
Solista, Ellinor D’Melon (Jamaica)

Deben ser muy pocos los melómanos que desconocen el famoso tema que expone el violín solista a los pocos segundos de iniciado el único concierto para violín del maestro ruso. En efecto, se trata de una de las obras más populares, así como también una de las más difíciles.
Escrito en 1878 en el idílico paisaje de Clarens (a orillas del lago Ginebra, Suiza) fue dedicado a uno de los maestros de violín más cotizados por aquel entonces, Leopold Auer, quien rechazó la obra por su excesiva dificultad. Luego del desinterés de Auer, la obra fue estrenada por Adolph Brodsky, el año 1881 en Viena.
Por el lado más personal, el maestro ruso se encontraba pasando un duro momento luego de su ruptura matrimonial con Antonina Miliukova, con quien mantuvo un matrimonio más por su imagen que por opción propia, pues en ese momento era ya conocida, y reprochada, la tendencia homosexual del compositor.
Sumado a este cuadro martirizante, Tchaikovsky debió cargar en diversas ocasiones con las duras opiniones por parte de críticos y compositores, quienes llegaron a catalogar su música como vulgar y liviana. El concierto para violín op. 35 tampoco se escapó de tales juicios:
“El violín… no es tocado, sino desgarrado en pedazos, golpeado hasta llegar a los moretones. No sé si es posible sortear esas horribles dificultades técnicas, pero estoy seguro que, al intentarlo, el señor Brodsky nos martirizó y se martirizó… El finale nos lleva a la vulgar diversión de un carnaval ruso. Vemos caras salvajes, escuchamos proclamas soeces y nos llega un olor a alcohol barato.” (Eduard Hanslick).


Johannes Brahms

A Brahms le agradaba la idea de retirarse a pequeños pueblos rurales para pasar el verano más cerca de la naturaleza. Fue precisamente en 1884 cuando acude a Mürzzuschlag, en los alpes austríacos, lugar donde compone los dos primeros movimientos de la cuarta y última de sus sinfonías. Los movimientos tercero y cuarto los terminaría al año siguiente, nuevamente en una estancia estival de aquella ciudad.
El circuito de amistades más íntimo de Brahms manifestó recelo al escuchar por primera vez la sinfonía en su versión reducida para piano a cuatro manos. A pesar de lo anterior, y de que se trataba de una sinfonía atípica, la recepción del público fue bastante buena en el estreno de la obra, dirigido por el mismo Brahms en Meiningen, el 17 de octubre de 1885.
La obra se abre o inicia con un motivo musical de dos notas, repetido y desarrollado de manera inmediata y extensa. Como consecuencia, es posible que se sienta que la música ya venía sonando de antes. De hecho, en uno de los primeros bosquejos de la sinfonía, Brahms había precedido esta apertura con una introducción breve.
El segundo movimiento comienza con la exposición del tema principal en los cornos, el que luego es ejecutado por diversas secciones instrumentales jugando con la tonalidad.
El tercer movimiento contrasta desde un comienzo por su orquestación bastante colorida, gesto que puede apoyar la idea de ser este el único y real scherzo de las sinfonías del compositor.
El cuarto y último movimiento constituye un tema con variaciones. Como material principal se expone un tema de solo ocho notas, el que pasa por una sucesión de numerosas variaciones. De este modo, Brahms demuestra su maestría creando un movimiento que, a pesar de su estricto apego al tema original, suena increíblemente variado, cerrando de manera intensa –y por qué no, épica– un ciclo de cuatro impresionantes sinfonías.

Créditos Texto: Juan Poveda V.

 

EVENTO SUSPENDIDO

 

Comparte:
14 noviembre 2019

Detalles

Fecha: 14 noviembre
Horario: 7:40 pm - 9:00 pm
Valor: SUSPENDIDO

Lugar

Teatro Oriente

Av. Pedro de Valdivia 099, Providencia
Santiago, Región Metropolitana Chile